Juntas construimos el mundo que merecemos habitar: Fortaleciendo a las Defensoras Ambientales (Argentina)

Las defensoras ambientales son mujeres campesinas, indígenas y urbanas que se reúnen y se organizan para hacer frente a los efectos de la crisis climática, los extractivismos y la contaminación en sus territorios. Ellas son las protagonistas de la lucha por la justicia ambiental y de género, que busca construir un mundo más habitable para todxs.


En sus diferentes experiencias e historias de resistencias, estas mujeres se organizan para preservar las fuentes de agua segura, resistir los emprendimientos de la megaminería, trabajar en pos de la soberanía y seguridad alimentaria, y desarrollar estrategias de manejo de residuos y producción de energías renovables.

El programa Fortaleciendo a las Defensoras Ambientales (Argentina), una iniciativa del Fondo de Mujeres del Sur (FMS) en alianza con Fundación Plurales y cofinanciada por la Unión Europea, brinda apoyo financiero, técnico y político a grupos de defensoras de la Puna, el Chaco y los sistemas de humedales, para fortalecer sus estrategias de adaptación, mitigación e incidencia frente a la crisis climática.

Esta iniciativa profundiza y amplía el trabajo que el FMS viene desarrollando en la intersección entre justicia socioambiental y de género, especialmente en la ecorregión del Chaco Americano en Argentina, Bolivia y Paraguay.

Puedes conocer más del Programa en el siguiente video:

Foto principal: Nicolás Avellaneda (fundación Plurales)

Las resistencias no saben de cuarentena: VUDAS

📢 Mientras todes estamos mirando cifras de muertes y contagiades, atentes a cuáles van a ser las próximas medidas en relación al aislamiento social obligatorio en Argentina, los conflictos ambientales siguen y en muchos casos se profundizan. El extractivismo se piensa como una actividad esencial, la contaminación y la destrucción de nuestros bienes naturales no se detiene.

Para que la pandemia no nos tape el bosque, dialogamos con integrantes de organizaciones sociales que desde hace años vienen resistiendo y cuidando la vida, para amplificar sus voces y que se hagan escuchar. En esta ocasión, dialogamos con VUDAS (Vecinas Unidas en Defensa de un Ambiente Sano) del barrio Parque San Antonio en Córdoba Capital.

📌Fuera porta de mi barrio, sí a la vida

En febrero del 2012 comenzó a funcionar Porta Hnos., fábrica de Bioetanol, al sur de Córdoba Capital. Hace 8 años que les vecines se ven obligades a soportar la contaminación que genera la producción de etanol junto a sus viviendas y que denuncian que se realiza de manera ilegal. La empresa nunca pasó los Estudios de Impacto Ambiental y Audiencias Públicas correspondientes, ni se anotó en los registros de la Secretaría de Energía de la Nación.

👉En 2016 un grupo de personas de los barrios San Antonio e Inaudi presentaron un amparo colectivo ambiental a la Justicia nacional. A fines del 2019 el juez Vaca Narvaja, reconoció que la empresa no cuenta con Estudio de Impacto Ambiental, le otorgó un plazo de 90 días para adecuarse, negando el pedido de la comunidad de cesar la producción de la fábrica.

👉El juicio contra la empresa continuará en la Cámara de Apelaciones de la Justicia Federal de Córdoba. Por ahora, Porta no sólo no se adecuó sino que quintuplicó su producción, inauguró una obra de ampliación de gas y puso en funcionamiento la nueva planta de concentrados proteicos de origen vegetal de la misma compañía.

📌Voces de las Compañeras de VUDAS

🎙️»La pandemia lo único que ha hecho es darle como un permiso a la fábrica para ampliar la producción de una forma totalmente impune, ya que empezaron a producir un 500% más que antes. Se pueden imaginar todas las emisiones de gases tóxicos que normalmente emiten, el olor permanente, a la noche uno sale y parece que se estuviera quemando algo, un olor muy feo, ácido. Pero ahora además, han incrementado la acumulación de alcohol de forma descomunal, pegandola a los domicilios». (Natalia Tello, vive a 600 metros de Porta)

🎙️»El 23 de julio estuvo el Gobernador y el Intendente Llaryora, en la planta de bioetanol Porta Hermanos inaugurando una red de gas. Yo como vecina al enterarme, y mis vecinos, nos sentimos tan abandonados por nuestros gobernantes, qué tristeza. Qué dolor que me da que a nuestros niños se le hicieron estudios donde los tóxicos que emana esta empresa, están en sus cuerpos, altera su cadena de ADN. También los vecinos estamos todos enfermos. Yo a veces me pregunto, qué podemos esperar de estos gobernantes, siempre digo que los políticos van de la mano de estos grandes empresarios Porta enferma contamina, y mata, y está ilegal». (Rosa Acuña, vive a 50 metros de Porta)

🎙️»Nosotros no nos vinimos a instalar, la empresa se vino a instalar al lado nuestro. El gobernador Schiaretti y el intendente Llaryora y toda la comitiva política se hizo presente, desconociendo totalmente la peligrosidad, dándonos la espalda a los vecinos, nunca recorrió las calles, y esto lo hizo en plena pandemia. Para nosotras esta época ha sido una de las peores, no solamente por la pandemia, sino agravada por todo lo que ya venimos padeciendo, muy en peligro. Es muy triste sabernos sacrificades, abandonades por el mismo sistema, que ha decidido sacrificar nuestros cuerpos, nuestros proyectos de vida. Y cuando se habla de mundo sustentable todos los tratados internacionales, todos deben saber que en la Argentina se sacrifican niños, niñas y se quita la tierra, no se da acceso al agua y se vulneran derechos fundamentales». (Silvia Cruz, vive al lado de Porta)

Podes leer la nota completa en la web de Fundación Plurales: http://www.plurales.org/las-resistencias-no-saben-de-cuarentena-vudas/

Peligra la producción agroecológica de la ciudad de Santa Fe*

Las familias productoras de La Verdecita no están solas

Desde hace años, un grupo de productoras/es del Consorcio La Verdecita realiza cultivos agroecológicos en 5 hectáreas en el predio del Estado santafesino en la localidad de Ángel Gallardo, a minutos de la capital provincial. Esta continuidad, considerada un avance fundamental para la soberanía alimentaria y la salud de la población local, es la que garantizó y garantiza centralmente el abastecimiento de alimentos sanos, sin agrotóxicos, en las ferias santafesinas.

Inexplicablemente, días pasados, Fabricio Medina, secretario de Desarrollo Territorial del Ministerio de la Producción de Santa Fe, sin mediar motivo o problemática, emplazó a las/los productoras/es de nuestra organización a abandonar el predio en los próximos meses, poniendo en peligro la producción agroecológica de la región.

La verdecita


Las organizaciones y ciudadanas/os abajo firmantes, respaldamos firmemente el trabajo de más de 15 años del Consorcio de Productores y Productoras La Verdecita, conocido a nivel local y nacional como una de las expresiones colectivas más genuinas y de mayor continuidad y legitimidad en la producción de alimentos sanos a nivel regional.


Resulta irrisorio que las autoridades estatales locales, en medio de una grave crisis económica y cuando miles de argentinas y argentinos padecen problemas alimentarios, sin mediar ninguna convocatoria o diálogo con las/os propias/os productoras/res, decreten virtualmente el cese de la producción agroecológica en los módulos de la Estación Experimental del INTA de Ángel Gallardo a cargo de las y los asociadas/os de La Verdecita, logro que tanto sacrificio demandó a productoras/es agroecológicos, a lo largo de los últimos años, y que tantos beneficios otorgó a la comunidad.
Los cuatro módulos hortícolas agroecológicos en el predio de Ángel Gallardo funcionan en hectáreas que fueron oportunamente puestas en valor a través de un convenio con el Ministerio de la Producción. En esos espacios, desde hace cuatro años y con el apoyo estatal desde el origen se promovió una agricultura sustentable y amigable con el ambiente para producir alimentos saludables, libres de contaminantes físicos, químicos y biológicos.
Esas tierras de producción son vitales para el consumo local de alimentos sanos, ya que la producción de hortalizas agroecológicas abastece regularmente distintas ferias y familias de la ciudad, en la sede de La Verdecita, el Mercado Progreso, los bolsones adquiridos por el Centro de Jubilados Raúl Suffriti, ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), en el espacio de comercialización Barrio 88, el Programa Todos Comen implementado por la Confederación General del Trabajo de Santa Fe, entre otros espacios.


Solicitamos a las autoridades del Estado provincial retomen un camino constructivo y de diálogo, dejando a un lado esta irreflexiva y apresurada decisión de expulsar a las y los productoras/es agroecológicos de La Verdecita, dado que no contempla las necesidades de alimentos sanos de la comunidad, y la necesaria continuidad de las fuentes laborales de quienes allí producen , que carecen de tierra propia para llevar adelante esta loable tarea.

El Estado debe desarrollar todas las políticas que permitan la producción agroecológica de Santa Fe y región, en un momento histórico donde la producción de alimentos sanos será crucial para enfrentar esta grave coyuntura que enfrenta la humanidad.
Colectiva La Verdecita


ADHIEREN A ESTE COMUNICADO:
Enviar adhesión personal o como organización por este medio o al correo de la verdecita:
laverdecita@gmail.com

*Nota realizada por las compañeras de La Verdecita. #DefensorasAmbientales – Argentina.

Cambio Climático, industrias extractivas y Mujeres*

📌El cambio climático está impactando de manera agresiva en los territorios rurales, alterando las temperaturas, precipitaciones, e intensificando eventos climáticos extremos. Si a esto le sumamos otros hechos como la deforestación, la contaminación de las cuencas y los ríos y el aumento de la actividad extractiva, obtenemos un contexto altamente riesgoso, donde mujeres y niñes son lxs más vulnerables.

📌En América Latina las industrias extractivas, como las empresas mineras y la explotación de hidrocarburos, se han convertido en una de las principales amenazas a las comunidades campesinas e indígenas. Países como Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y México, donde han impulsado modificaciones legales importantes, con el objetivo de atraer inversiones de las empresas privadas mediante mayores incentivos técnicos, operativos, en el régimen de propiedad del petróleo, o en materia tributaria.

📌Las problemáticas asociadas para las comunidades, se relacionan con los “pasivos ambientales” y lo que ellas empiezan a definir como “pasivos sociales”. Los primeros, la contaminación de las cuencas, la deforestación, el aumento de inundaciones como sequías prolongadas, y una mayor vulnerabilidad frente a la seguridad alimentaria.

Todo esto, constituye un contexto violento, donde mujeres, niñas y niños, son los más vulnerables ante el modelo extractivista y sus consecuencias en el cambio climático. La muerte es la forma más visible de violencia ejercida sobre las muejres, sin embargo, se presentan muchas otras formas como amenazas, desalojos, persecución y criminalización. Estos son parte de los considerados pasivos o consecuencias sociales.

Como caso emblemático, Bolivia es una de las más cuestionadas en la actualidad debido a las medidas que ha tomado el gobierno a favor de la explotación de hidrocarburos. Si bien desde el 2006, con la presidencia de Evo Morales y a través de la Ley de Hidrocarburos, el gobierno le retiene a las empresas extractivistas casi el 50% de las ganancias, en compensación permitió aumentar los volúmenes de extracción y exportación necesitando para ello la expansión de las zonas explotables. De esta manera, el país pasó de 2,5 millones de hectáreas explotadas para petróleo e hidrocarburos en el 2006 a más de 29 millones de hectáreas hasta el 2017, perjudicando directamente a 11 de las 22 áreas naturales reservadas del país como así también ocupando territorios de indígenas de Amazonía y Oriente como del Altiplano. Desde que las empresas extractivas se instalaron en las reservas, las comunidades son amenazadas de despojo y viven en situación de tensión constante.

Esta tendencia representa un retroceso a nivel mundial sobre la gobernabilidad de los bienes comunes, y la seguridad de las defensoras ambientales.

*Plataforma Colaborativa de Comunicación (PLACC) del Programa Defensoras Ambientales, impulsado por Fundación Plurales y Fondo de Mujeres del Sur. Co-financiado por Unión Europea, UICN-NL y Both Ends.

Mujeres rurales en época de pandemia

En este nuevo contexto de aislamiento, el COVID19 nos afecta a nivel mundial y nos interpela a reflexionar. La pandemia es un riesgo para todes, pero afecta en mayor medida a las poblaciones más vulnerables, a su vez dentro de estas poblaciones, las mujeres son aún más vulneradas. ¿Quién sostiene la higiene, la alimentación, la contención emocional, el juego? Sabemos que en la mayoría de los casos, las mujeres.

Por todo esto, queremos conocer más que nunca, cómo están las compañeras con las que trabajamos en diferentes zonas rurales de Argentina y Paraguay. ¿Qué significa el aislamiento en el medio rural? Entre tantos relatos sobre lo urbano, compartimos cómo atraviesan esta situación.

Ema vive en Chañar, La Rioja, y nos explicó que “acá en el pueblo se están realizando tareas de desmalezado y van a fumigar para mosquito y Chagas. Están cerrados todos los accesos de las rutas departamental y los negocios atienden por la ventana. En el campo la rutina de siempre pero sin salir al pueblo, va una persona y hace las compras. Los intendentes y funcionarios están donando sus sueldos. Con el tema de elaboraciones de dulces cada una en su casa. De juntarse nada. Acá en La Rioja hay mucho dengue, por suerte no hay mosquitos en el campo”.

Desde Los Colorados, en La Rioja, Naty nos contó que “estamos tomando todos los recaudos posibles por esta situación que se está viviendo a nivel mundial. Aquí todos en cuarentena no salimos, ni dejamos entrar a la reserva, está todo cancelado. El gobierno bien, están acompañando. En La Rioja capital lo que está sucediendo es que hay muchos casos de dengue, ya son más de mil personas afectadas. Se está trabajando en eso, fumigación, descacharreo, prevenciones de todo tipo. A veces se torna un poco difícil porque aquí en nuestro pueblo no tenemos negocios cerca así que sí o sí, nos tenemos que organizar para hacer las comprar para poder abastecernos”.

Lorena, desde Tostado Santa Fe, nos dijo: “Acá estamos, en esta situación un poco difícil y compleja, tratando de sobrellevar los días. El gobierno municipal acató la propuesta del gobierno nacional y lo decretado por el gobierno provincial de Santa Fe. Así que todas las actividades están paradas. Hay alguna circulación de personas pero a partir de las 5 de la tarde se cierran los comercios. Acá en Tostado no hay ningún caso confirmado o en estudio, sí hay acá en Ceres que es un pueblo bastante cercano. Las compañeras de la comunidad, me comunico con una o dos porque las demás no tienen teléfono, están bien, en sus casas. Las actividades que teníamos previstas fueron suspendidas. Ellas sí siguen sosteniendo algunas, las que participan en los merenderos y habían empezado a hacer los domingos, un almuerzo en el salón comunitario. Este fin de semana le prepararon a las niñas y a los niños viandas para que se lleven a sus casas y la merienda también. Aparece el hambre, muchos maridos de las mujeres son changarines entonces no tienen trabajo y está todo complicado”.

Débora, desde Jujuy, relató que «nuestra comunidad sufre porque cerraron un camino principal que comunica con todos los parajes, la gente que tiene camionetas o motos no puede pasar y si pasan pueden ir presos o tener problemas con la policía. Hemos hecho una nota al COE (Centro de Operaciones de Emergencia), primero solicitando que desbloqueen lo que bloquearon, porque nuestra comunidad necesita venir a buscar alimentos, medicamentos, venir al único cajero. Si bien es cierto que el COE ha puesto un vehículo para que recorra todos los parajes, no han podido llegar a cubrir esa demanda. Entonces la gente, como lo hace el resto del año, ha venido al campamento minero a buscar sus provisiones y se ha dado cuenta de que hay un maltrato, una discriminación por parte del COE local. Nos vimos aislados porque te impiden venir a buscar tus provisiones, cuando en realidad podrían habernos invitados y nosotros decir qué pensamos.

Las poblaciones rurales que se encuentran en cuarentena tienen dificultades porque no es lo mismo que un pueblo urbanizado, en las zonas rurales no tenés cajero, no tenés mercado, no tenés negocios que tengan todo, yo no me puedo movilizar como en los espacios más urbanizados. En este caso yo me tengo que venir 6 o 4 kilómetros, o 2 kilómetros el que está más cerca. Si querés comprar un medicamento no todos están habilitados para venderte. Es muy diferente a las zonas urbanizadas, hay gente que ante la falta de transporte, se traslada a caballo, caminando, muchos jóvenes tienen motos”.

Lucrecia en El Ceibal, Salado Norte, Santiago del Estero contó: «Todos los pueblitos de Santiago, al norte, están cerrados. Sin posibilidades de circular de unos a otros. La llevan bien pero en breve se va a complicar por la cuestión financiera, porque no están haciendo nada. Esto viene para largo. En las localidades del interior de Santiago las comisiones municipales se han puesto rápidamente de acuerdo con las organizaciones sociales, las iglesias y los docentes para sostener el día a día de las clases. Acompañando a los papás en el día a día del estudio. En los parajes, el movimiento de la gente es más pausado, se puede salir a hacer compras por la mañana y circular hasta las 6 de la tarde, después cada uno ya queda en sus casas. Se sale uno por familia. Los trabajos de campo, lo que tenga que ver con la producción, se está haciendo como se hace habitualmente pero con la preocupación de que no van a entrar los compradores a buscar carbón. En relación a la gestión del IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) para los que tenían la Asignación Universal ha sido sencilla. Pero para los que son de la economía informal, se está tratando de ayudar, tenemos un poco más de suerte los que estamos en una localidad con acceso a wifi y tiene algún docente, dirigente o joven estudiante que está más cercano a la tecnología y puede ayudar a hacer la carga en todo el proceso que ANSES propone.

Después, tenemos la dificultad donde la documentación no está al día y eso retrasa o complica que las familias puedan acceder a este beneficio. Urge reactivar los mercados de proximidad y los cinturones verdes de los pequeños pueblos del interior, reactivar la producción local. No solo en situaciones extremas como esta, sino que ya estaba siendo una necesidad. En este contexto también, urge terminar de resolver el acceso al agua para consumo humano, en nuestra zona 1 de cada 5 familias no tiene un módulo de agua segura. Y con eso resolver la producción, para asegurar la soberanía alimentaria. También en momentos como estos nos damos cuenta que la conectividad en términos de acceso a Internet y a cómo usar estas nuevas herramientas, está siendo una de las urgencias. Finalmente, en este contexto queda en evidencia el grave problema de violencia doméstica que tenemos en el medio rural”.

Lucía, está en Morrillo, Salta: “Nosotros tenemos la particularidad de que estamos sobre la Ruta Nacional 81 y por eso tenemos que resguardar mucho la seguridad de las entradas al pueblo, porque corremos más riesgos en la ruralidad. Todas las entradas del pueblo se cerraron y quedó una sola para controlar mejor, solo entran personas del pueblo. Acá en el pueblo tranquilo por ahora, no pasa nada. Pero Salta ya tiene sus decesos, su gente con el virus. En los pueblos todavía no ha llegado, estamos rogando que eso no pase y que obviamente todos, el día de mañana, podamos darnos un beso y un abrazo cuando todo esto pase”.

Ileana, en Amaicha del Valle, Tucumán, relató que “desde la comunidad se acataron las normas nacionales y provinciales de la restricción del transporte público. A mi lo que me preocupa y lo charlamos con las chicas para pensar acciones, son los casos donde hay violencia de género. Por ahí antes, la vía de escape era la socialización y ahora que todo está puertas adentro se hace más difícil mantener la seguridad en ese aspecto. Como grupo, hemos realizado por las redes campañas de ayuda y apoyo a las compañeras, hemos compartido las acciones de otras organizaciones que creemos suman a las problemáticas de la zona sobre situaciones de violencia en este contexto de aislamiento. Armamos una red virtual aunque sea para poder resolver esas circunstancias. Además de esto, se da el caso de que no nos permitían ir desde Amaicha a la localidad vecina Santa Maria (Catamarca), que es la que tiene el Banco Nación, comercios más grandes y farmacias más provistas. Las autoridades locales ancestrales realizaron un corte de ruta y se presentó gendarmería. A partir de ahí se acordó realizar viajes en vehículos oficiales para poder ir al cajero y realizar compras específicas en la otra comunidad. Y además se activó la entrega de viandas alimentarias en escuelas con personal voluntario de la comunidad”.

Los relatos que nos llegaron desde Paraguay comparten algunas similitudes y a su vez presentan algunas diferencias, características de su contexto particular. Verónica, desde la comunidad Yakye Axa, nos contó que “estamos acá siempre, como vivimos. Pero la epidemia no ha llegado a nuestra comunidad, gracias a Dios. Pero como siempre por este aislamiento, ninguna institución de Asunción ni nadie, viene a nuestra comunidad. Acá es difícil porque todo está trancado, no salen víveres, no han llegado acá”.

Angi, de la comunidad Macharetí, relató que “acá nosotros no tenemos un Centro donde se pueda atender a los pacientes, este es un gran problema. A nivel país, Paraguay no tiene suficientes recursos y sí o sí se estima que puedan estirar más la cuarentena. Los trabajadores ya no tienen más trabajo y el gobierno está viendo cómo hacer para apoyarlos. Creo que a mediados de abril van a repartir alimentos, pero creo que después la gente va a necesitar, no todos tienen un programa del gobierno. Acá no llueve más como antes, desde noviembre, este año la producción de zapallo y de poroto para el consumo humano se perdió. Por la sequía y por el calor elevado, 40°, 45°, se perdió toda la producción. Entonces es una preocupación más, porque hay niños y adultos y toda la comunidad, que dependen de eso. En cuanto al agua potable, yo siento que en los aljibes se va a terminar todo. Hasta ahora no llega la ayuda ni el mejoramiento y equipo del sistema de salud. En cuanto a la distribución de alimento todavía no existe para las comunidades indígenas. Los pobladores de la comunidad ya necesitan, la mayoría no tiene fuente de trabajo. Los pueblos indígenas del Chaco Paraguayo no están recibiendo tanto apoyo del gobierno y la asistencia de alimentos son parches, cuando se termine todo esto vamos a seguir igual. Las ayudas sociales del Estado se concentran en la capital».

Allí, en lugares donde podríamos estar desarrollando soberanía alimentaria y formas de producción rurales agroecológicas para una base de sustento más autónoma, se volvió fundamental la asistencia del gobierno. En estas realidades, se ve con más claridad la continuidad entre el cuidado del cuerpo y el cuidado del territorio que las mujeres encabezan. Atender las necesidades y el liderazgo de las mujeres a nivel local, es vital para luchar contra el COVID-19 y para todas las luchas que encaramos día a día.

En el siguiente link podes escuchar todos los relatos de estas mujeres.

*Esta nota fue producida en el marco de la Plataforma Colaborativa de Comunicación del Programa Defensoras Ambientales, impulsado por Fundación Plurales y Fondo de Mujeres del Sur. Co-financiado por Unión Europea, UICN-NL y Both Ends.

Cuando quedarse en casa es inseguro

Es claro, en tiempos de cuarentena los casos de violencia de género incrementaron. Aquí facilitamos algunos datos y consejos para achicar las distancias y cuidarnos entre todes.

En el marco del aislamiento físico obligatorio, las tareas de cuidado familiar y doméstico, que en mayor medida recaen sobre las mujeres, aumentan. Más horas en el hogar, con nuestras parejas y familias, hacen que aumenten las tareas de limpieza, cocina, cuidados a mayores y niñes.

En este contexto, los casos de violencia de género también se incrementaron. Según Mumalá (Mujeres de la Matria Latinoamericana), hasta el 24 de abril hubo 91 femicidios, de los cuales 28 fueron durante el Aislamiento Obligatorio, 22 intentos de femicidios y 7 muertes en investigación.

Por su parte, el Observatorio Ahora que Sí Nos Ven, denuncia que esta coyuntura pone en evidencia, si cabían dudas, que para las mujeres el hogar es el más inseguro: más del 60% de los femicidios registrados ocurrió en las viviendas de las víctimas, sumado a que el 87 % de los femicidas era parte del círculo de confianza o conocido de las víctimas.

Algunos consejos

A continuación repasamos algunas recomendaciones y datos útiles. Ante cualquier señal, actuemos, estemos atentes y no miremos para otro lado.

-LINEA PARA DENUNCIAR VIOLENCIA DE GÉNERO: 144
-LINEA PARA DENUNCIAR VIOLENCIA FAMILIAR: 137
-LINEA POR ABUSO CONTRA NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES: 0800-222-1717
-WHATSAPP 11-2771-6463, 11-2775-9047 y 11-2775-9048
-Contacto permanente con familiares y amistades de confianza

En relación a esto, una mujer en aislamiento con su maltratador no siempre puede contactar a alguien o realizar una denuncia, por eso es importante concientizar a la comunidad en general para que denuncie o estén atentes en caso de escuchar gritos, insultos o golpes en la vivienda de alguna vecina.

Las compañeras que tengan posibilidad de movilizarse por el territorio, pueden mapear las casas donde se detecte que la vecina está sufriendo algún tipo de violencia de género, localizar puntos de conectividad de red de celular, rutas alternas para el ingreso o salida principales de los domicilios. Usar espacios en común para ofrecer escucha y atención, visibilizar horarios seguros para salir del hogar, prever un lugar seguro para resguardar a las mujeres y sus hijes y luego realizar la denuncia. Es muy importante recordar que las personas en situación de violencia de género están exceptuadas y pueden salir para pedir ayudar o resguardarse.

En nuestro país, la primera causa de muertes violentas de mujeres son los femicidios. Por eso, son fundamentales las redes entre mujeres, compañeras, familiares y amigues, como así también, necesitamos medidas urgentes y presupuestos reales para políticas de género. La violencia contra las mujeres no es un problema privado, incumbe a toda la sociedad.

En el siguiente link podes escuchar todos los consejos

*Esta nota fue producida en el marco de la Plataforma Colaborativa de Comunicación del Programa Defensoras Ambientales, impulsado por Fundación Plurales y Fondo de Mujeres del Sur. Co-financiado por Unión Europea, UICN-NL y Both Ends.

Nuevas tecnologias para defensoras Ambientales

Por Nicolás Avellaneda*

El actual contexto mundial de crisis humanitaria, provocada por la pandemia se ve agravada por problemas preexistentes como el cambio climático, la deforestación, contaminación de cuencas, aumento de las industrias extractivas y el incesante avance de la frontera agropecuaria. Todo esto está impactando de manera agresiva sobre el planeta, principalmente en los territorios rurales, generando un contexto altamente riesgoso para las comunidades, pero especialmente para les defensores ambientales.

La COVID-19 ha agravado la inseguridad de les defensores, al exacerbar el aislamiento de las comunidades, el aumento de la presencia de las fuerzas públicas y al generarse un contexto mundial de crisis económica, al que nuestros Estados latinoamericanos podrán hacer frente emitiendo dinero y generando deuda pública, que sólo puede ser compensada macroeconómicamente con entrada de divisas desde el sector agropecuario y desde las industrias extractivas. Como también, generando ajustes en las políticas de seguridad social (como sistemas previsionales) que impactan directamente en las comunidades más vulnerables.

Solo como ejemplos de este panorama, podemos mencionar en Bolivia el avance de la Ley de semillas transgénicas; en Argentina la agricultura, los hidrocarburos, y la minería han seguido funcionando como bases de la economía; y en Paraguay han aumentado los casos de criminalización de les defensores al movilizarse pidiendo respuestas al Estado ante la crisis.

Este panorama será moneda corriente en el corto plazo, y es ante esta situación, que necesitamos promover y fortalecer a les defensores ambientales en sus acciones de incidencia y resistencia a niveles locales, regionales y globales en defensa del derecho al acceso a la tierra, el territorio y sus bienes naturales; el acceso al agua y la seguridad alimentaria se vuelven prioritarios.

Les Defensores Ambientales, son protectores de los Derechos Humanos, y hoy se encuentran en la primera línea de defensa de los territorios ante múltiples amenazas.

Fortalecer las capacidades de las Defensoras Ambientales

Fortalecer las capacidades y estrategias de defensa y seguridad de les defensores es una prioridad en el contexto actual. Para esto, Fundación Plurales, en conjunto con el Fondo de Mujeres del Sur, y muchas organizaciones socias que están colaborando de diferentes formas como: METcba; UICN-NL, BOTH ENDS, ILC-LAC, UE, vienen desarrollando una aplicación móvil para teléfonos android, que busca ampliar el flujo de comunicación y acción de las Defensoras Ambientales de Argentina, Bolivia y Paraguay.

Esta aplicación se diseña para ser ejecutada en teléfonos inteligentes, tablets y otro tipos de dispositivos móviles a los que pueden acceder las mujeres miembro de grupos de defensoras ambientales (GDAS). Hemos comprobado que las GDAS acceden cada vez más a Internet por medio de dispositivos móviles, abriendo una oportunidad para mejorar el flujo de comunicación entre ellas, sus pares, y el mundo.

Si bien los accesos son limitados, van en aumento y generan un terreno nuevo para plantear estrategias que minimicen las vulnerabilidades que conlleva el distanciamiento geográfico.

Funcionalidades de la APP

La App será una herramienta útil para: Recolectar información que quieran compartir las defensoras: incorporando datos georeferenciados, fotos, notas escritas y de voz; acercar información y noticias relevantes sobre Justicia Ambiental y Género, básicas para las defensoras; denuncias Ambientales: esta información será sistematizada y redireccionada a autoridades competentes desde las Organizaciones Coordinadoras del Proyecto, y busca canalizar de una manera rápida y simple denuncias de las GDAS sobre Justicia Ambiental local. En los casos en que sea necesario (y sea autorizado por las defensoras), esta información será direccionada a los relatores especiales de ONU en temas de derechos humanos, mediante los mecanismos especiales de la comisión de DDHH, para generar investigaciones y estudios. Esto puede desencadenar visitas de los relatores y su equipo a los países, para examinar las denuncias de las víctimas de violaciones de los derechos humanos e intervenir ante los gobiernos a favor de ellas.

Importancia de esta nueva herramienta

La App es una caja de herramientas pensada para mejorar las capacidades de comunicación e incidencia de las Defensoras Ambientales. Al diseñarla, hemos tenido en cuenta las necesidades concretas de los grupos con los que trabajamos en terreno, entre estas, que sea de fácil instalación e intuitiva para cualquier usuaria. Que su información se presente en diferentes formatos, como documentos o notas escritas, gráficas y en audios por medio de micro-podcast.

Si bien la mayoría de las defensoras nos han mencionado que no tienen mucha experiencia en el uso de aplicaciones, todas mostraron una gran apertura a querer incorporar este tipo de conocimientos, y poder utilizarlos como nuevas estrategias de defensa y autocuidado.

“Estar comunicadas”, “tener acceso a nuevas herramientas”, “una aplicación solo para nosotras”, “dejar de ser analfabetas digitales”, son algunas de las frases que surgieron de las rondas de consulta a las defensoras, y sobre las que creemos que esta iniciativa será de gran ayuda para los grupos y sus causas.

*Por Nicolás Avellaneda, coordinador de PLAC “Plataforma Colaborativa de Comunicación” del programa Defensoras Ambientales. Cofinanciado por Unión Europea, UICN-NL, BOTH ENDS, ILC.

Plataforma Feminista por la Tierra

«Ni la tierra ni las mujeres somos territorios de conquista»

Mujeres líderes de organizaciones de base de América Latina, África, Asia y Europa participaron de la II Reunión Global de la Plataforma Feminista por la Tierra, un espacio que busca fortalecer a organizaciones feministas que trabajan por los derechos de las mujeres y, principalmente, por el derecho a la tierra. La reunión se realizó en la ciudad de Córdoba y fue organizada por la Fundación Plurales en asociación con la Coalición Internacional por la Tierra. La Plataforma se presentará esta semana en Madrid, España, en el marco de la COP25, la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU.

MARÍA PAZ TIBILETTI (para LATFEM)

diciembre 4, 2019

Mujeres líderes de organizaciones de base de todo el mundo viajaron a la ciudad de Córdoba para participar de la II Reunión Global de la Plataforma Feminista por la Tierra, organizada por la Fundación Plurales en asociación con  la Coalición Internacional por la Tierra (ILC), bajo la consigna “Ni la tierra ni las mujeres somos territorios de conquista. Juntas en la lucha por  la justicia de género y los derechos de las mujeres a la tierra”. Se trata de un espacio abierto estratégico e inclusivo integrado por organizaciones y líderes feministas de cuatro continentes que trabajan sobre los derechos de las mujeres a la tierra y la justicia de género. El objetivo de esta segunda reunión, que se desarrolló del 5 al 8 de noviembre, fue intercambiar experiencias entre organizaciones, identificar los conflictos comunes, establecer acuerdos y construir un plan de acción conjunto para los próximos 3 años.

Los derechos a la tierra, la propiedad y la vivienda son elementos esenciales para la igualdad, el bienestar y la autonomía económica de las mujeres, sobre todo en las economías rurales. Las mujeres representan, en promedio, el 43% de la fuerza de trabajo agrícola en los países en desarrollo y son responsables de más de la mitad de la producción de alimentos en el mundo, según datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Sin embargo, menos del 20% de quienes poseen tierras a nivel global son mujeres. En América Latina y el Caribe, esa cifra se reduce al 18%.

Las mujeres no solo tienen menor acceso a la tierra que los hombres a nivel global, sino que además muchas veces sólo tienen los llamados derechos secundarios a la tierra: solo acceden a esos derechos a través de los hombres de su familia y pueden perderlos en caso de divorcio, de quedar viudas o de migración de sus maridos. La FAO señala también que aumentar el acceso de las mujeres a la tierra es crucial para combatir el hambre y la pobreza, al posibilitar seguridad alimentaria y nutricional para ellas, sus familias y sus comunidades.

En este contexto, y ante el aumento de las políticas extractivistas a nivel global y el impacto del cambio climático sobre la tierra, el territorio y los recursos naturales, en julio de 2019 nació la Plataforma Feminista por la Tierra —en el marco de la Conferencia Internacional Anual LANDac/19, desarrollada en los Países Bajos— con el objetivo de “desafiar las desigualdades relacionadas con los derechos de las mujeres a la tierra, resaltar el liderazgo de las mujeres y las perspectivas feministas en las luchas por el territorio, y tomar medidas sobre cuestiones de género”.

Las organizaciones fundadoras son: Fundación Plurales (Argentina), Espaço Feminista (Brasil), Luna Creciente (Ecuador), GROOTS Kenia (Kenia), Consejo Pastoral de Mujeres (Tanzania), PWESCR (India), AZUL (Marruecos), y Trashumancia y Naturaleza (España). Luego se sumaron Forum Mulher (Mozambique), Mujeres, Democracia y Ciudadanas AC – MUDECI (México), Tin Hinane – Association pour l’épanouissement des Femmes Nomades (Mali), y UBINIG – Investigación de políticas para la alternativa de desarrollo (Bangladesh). La Plataforma cuenta con el apoyo y consejo de CIFOR (Centro para la Investigación Forestal Internacional), IWGIA (Grupo de Trabajo Internacional para Asuntos Indígenas) y la International Land Coalition.

En esta ocasión, las organizaciones de Africa no pudieron asistir a la reunión: el gobierno argentino les negó las visas para ingresar al país. “Hay una clara intencionalidad de que gente de determinados países no ingrese a la Argentina. Incluso, en una de mis llamadas a la Cancillería pregunté por qué las compañeras de África no podían venir cuando yo he ido a sus países sin problema y me respondieron que Argentina es un país receptor, mientras que los países de África son expulsores. Entonces, ellos cierran las fronteras a quien quiera venir de allí porque, como son países pobres, suponen que todos los que vienen se van a quedar acá. Es una actitud claramente discriminatoria”, denunció Marta Esber, referente de la Fundación Plurales, a LATFEM.

Feminismos globales, miradas particulares

A lo largo de cinco días, las líderes de las organizaciones expusieron sus problemáticas y compartieron sus experiencias de lucha y organización. Desde Brasil, Patricia Cháves, referente de Espaço Feminista, denunció el ataque del gobierno fascista de Jair Bolsonaro contra los movimientos feminista, campesino, afro e indígena y señaló la necesidad de construir una estrategia común para frenar el avance de derecha conservadora y fundamentalista en la región. “Este gobierno de derecha ataca fuertemente al movimiento feminista. Somos el blanco de sus ataques junto a los movimientos campesinos, negros e indígenas. Pero, a pesar de todo, hay un feminismo popular que crece en toda América Latina y el Caribe y si hay un grupo capaz de hacer la diferencia somos las feministas. Tenemos que dejar nuestras diferencias de lado para enfrentar la agenda conservadora”, aseguró.

Clara Merino Serrano, del colectivo Luna Creciente, se refirió al rol del movimiento campesino indígena y, particularmente, al de las mujeres indígenas, en las recientes protestas sociales en Ecuador. Además, señaló cómo muchas de las organizaciones feministas en ese país surgieron y se fortalecieron en el marco de la lucha campesina e indígena por la tierra y la discusión sobre la reforma agraria, y cómo esa lucha les permitió también incorporar los derechos sexuales y reproductivos en la agenda de sus organizaciones. “Para nosotras no se trata solo del derecho a la tierra sino también a los territorios y a la soberanía de nuestros cuerpos. Y esto tiene que ver con el concepto de vivir una vida digna y con respeto a la naturaleza, ya no como un recurso sino como parte de una cosmovisión y de nuestra identidad. En la búsqueda de esa vida digna, el rol de las mujeres es central no sólo como trabajadoras de la tierra sino también como cuidadoras de la vida en un sentido amplio. Hoy el nuevo modelo neoliberal es el extractivismo y si no peleamos contra eso no tendremos ningún tipo de acceso a una vida en dignidad”, manifestó.

Desde la India, Priti Darooka se refirió a las demandas feministas en el sur de Asia y la importancia de abordar el derecho a la tierra desde una perspectiva feminista, que incluya soberanía alimentaria, justicia social y justicia ambiental. “En los últimos años, empezamos a pedir que no solo se hable de la pobreza sino de todas las formas de desigualdad hacia las mujeres y el aspecto multidimensional de la pobreza que afecta principalmente a las mujeres. Y allí el aspecto más importante tiene que ver con el trabajo no remunerado de las mujeres como factor de desigualdad. Las mujeres somos quienes trabajamos la tierra, quienes producimos la mayor cantidad de alimentos, pero ese trabajo no siempre es reconocido y muchas veces es invisibilizado”, denunció la activista y fundadora del Programa de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Mujeres (PWESCR). Para Darooka reconocer el trabajo no remunerado de las mujeres es una demanda central que permite redefinir el concepto de trabajo y quiénes son lxs sujetxs trabajadorxs, así como también de quién es el derecho a la propiedad intelectual, la posesión, la producción y el comercio del trabajo agrícola, algo clave en tiempos en que Bayer-Monsanto pretenden apropiarse hasta de las semillas.

Defensoras ambientales en la COP25

Hasta el 13 de diciembre, la Plataforma Feminista por la Tierra estará participando de la COP25, la 25ª Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, donde se reunirán más de 25.000 representantes de 200 países para alcanzar acuerdos y compromisos entre naciones para combatir los efectos del cambio climático. El tema central de esta edición será avanzar en la implementación del Acuerdo de París y, principalmente, de su artículo 6, aquel que busca regular los mecanismos de mercado para reducir las emisiones. Se trata del único artículo del Acuerdo que hace referencia al sector privado y, para sorpresa de nadie, es el que más controversias genera.

Desde la Fundación Plurales celebraron la participación de la  Plataforma Feminista por la Tierra en la COP25 y señalaron: “Es una oportunidad para visibilizar estrategias comunitarias de resistencia, lideradas por mujeres defensoras ambientales, que están generando impactos a distintas escalas locales y globales. Será un espacio de intercambio sobre el avance del modelo extractivista y sus efectos en los derechos humanos de las mujeres y sus comunidades”. “Si bien el cambio climático nos afecta a todxs, impacta principalmente y de forma diferencial a las mujeres rurales e indígenas. Son ellas quienes ponen sus cuerpos y vidas en riesgo cada vez que defienden sus territorios ante el avance de empresas extractivas, o las miradas ajenas de gobiernos que priorizan intereses económicos frente a la libre determinación de los pueblos y la sustentabilidad de los bienes naturales”, agregaron.

La cumbre comenzó el 2 de diciembre bajo la presidencia de Chile en Madrid, España, pero su sede original era Santiago de Chile. El 31 de octubre el presidente Sebastián Piñera decidió suspender la cumbre climática por el estallido social en el país trasandino y anunció que no asistiría a la cumbre en la ciudad española. La cancelación de Piñera no fue bien recibida por los movimientos sociales chilenos que convocan a replicar la Marcha por el Clima en Santiago de Chile el viernes 6 de diciembre en el marco de Cumbre Social por el Clima, conocida como “Contracumbre”. En Madrid, la marcha estará encabezada por la joven activista Greta Thunberg y se espera que participen más de 100 mil personas.

Defensoras del territorio frente a los extractivismos

El equipo del colectivo CASA, con mucha emoción presenta la publicación de este diagnóstico participativo que, gracias a la confianza de GAGGA y al trabajo investigativo de defensoras de Bolivia y Paraguay, después de un proceso de formación, acompañamiento y sistematización; podemos difundir este aporte para todas las mujeres y los pueblos que se encuentran hoy por hoy en la trinchera por la defensa de la Madre Tierra y de la vida.

Las páginas que presentamos a continuación son el resultado de un esfuerzo colectivo para retratar parte de las experiencias, vivencias y aprendizajes de mujeres de trece pueblos repartidos entre Bolivia y Paraguay.

Defensoras de los territorios, tejidas por sus dolores, preocupaciones, luchas y esperanzas en su fase de investigadoras comunitarias que nos presentan una narrativa diferente, intentando mostrar los despojos, pero también las alternativas con rostro de mujer. Los datos aquí reflejados cuentan una realidad vivida hasta marzo del año 2019, la mayoría de ellos siguen vigentes, porque la cotidianidad de la vida sigue reproduciéndose en las espaldas de miles, millones de mujeres defensoras que silenciosamente están resguardando los tejidos colectivos.

En el marco de la alianza GAGGA, que mediante diferentes lazos ha acompañado y sigue acompañando cada uno de estos casos, es que compartimos los resultados de este diagnóstico en estos momentos de la coyuntura global, por la pertinencia de sus aportes. La emergencia sanitaria generada por la propagación del COVID-19 por todo el mundo, hoy nos presenta condiciones insólitas para repensar los horizontes de la sociedad. Entendemos que las mujeres que ustedes conocerán al recorrer estas páginas, habrán cambiado radicalmente sus vidas con esta amenaza que viene a empeorar la situación. Sin embargo, reconocemos también que todos los hilos invisibles que sostienen los cuidados, son ahora más imprescindibles que nunca.

Queremos con esta publicación hacer un llamado a voltear la mirada hacia las verdaderas tareas imprescindibles realizadas en su mayoría por mujeres, que actores sociales como estados y sociedad civil deben valorar. En este momento, son las manos de mujeres campesinas, las estrategias de producción de alimentos en los territorios, la defensa del agua y del aire limpio, de territorios alejados de la violencia militar; las acciones a potenciar desde los territorios urbanos y desde todas partes del mundo. De ahí nuestra intención de difundir este trabajo que pretende ser apenas un aporte a las luchas de todas estas mujeres.
Colectivo CASA Fondo de Mujeres del Sur, Fundacion Plurales  Fondo Acción Urgente – LAC Fundo Socioambiental CASA Fondo Centroamericano de Mujeres (FCAM) Red Latinoamericana De Mujeres Defensoras Mama Cash @Both Ends
Para descargar el diagnóstico de libre acceso, favor hacer click en el siguiente enlace de la página oficial de GAGGA:

https://www.gaggaalliance.org/…/DiagnosticoGAGGA_Publicacio…

Encuentro Defensoras Ambientales 2019

Defensoras ambientales de Argentina, en su mayoría mujeres indígenas y campesinas, se reunirán en la capital de Salta durante 3 días para compartir experiencias y acciones con el objetivo de fortalecer sus estrategias de incidencia en temas de Cambio Climático.

Las mujeres forman parte del Programa Defensoras Ambientales que impulsan el Fondo de Mujeres del Sur y Fundación Plurales. El mismo cuenta con el financiamiento de la Unión Europea y la Alianza GAGGA.

Mujeres en Lucha

Son muchos los grupos de mujeres que ponen el cuerpo a los desalojos arbitrarios, a la expansión de la frontera agropecuaria, a la defensa de lagunas y fuentes de agua, a la minería o la explotación hidrocarburífera.

En Argentina el programa apoya a 13 organizaciones de las provincias de Córdoba, Santiago del Estero, La Rioja, Salta, Mendoza, Formosa, Jujuy, Tucumán y Jujuy. Abarcando las ecorregiones del Chaco, Puna y sistemas de Humedales.

Existen pocos espacios de comunicación y difusión de las acciones que realizan las defensoras ambientales, lo que mantiene sus reclamos, saberes y voces alejadas de los espacio de discusión, producción de información experta y decisión pública sobre las cuestiones que las atañen. Por esto, el encuentro busca ser una caja de resonancia de sus demandas, acercarlas al debate público, expertos y tomadores de decisiones.

El Encuentro se desarrollará los días 16, 17 y 18 de agosto en en la localidad de San Lorenzo, provincia de Salta, Argentina.

El objetivo de esta actividad es reunirnos con todas las organizaciones que apoyamos en el marco de este programa, para generar lazos con y entre ustedes, como también propiciar una instancia de capacitación, intercambio de ideas y debates que enriquezcan el trabajo que cada una lleva adelante.