Culminan los Talleres de Intersección entre Justicia Ambiental y Género

Desde octubre a diciembre de 2021, hemos realizado 6 talleres locales sobre Intersección de Justicia Ambiental y Género con más de 24 grupos de defensoras ambientales de Argentina. 

Originalmente, habíamos planificado un encuentro presencial entre todos los grupos, una ruta de aprendizaje e intercambio entre todas las compañeras miembro del programa. Sin embargo, intentando generar un espacio de intercambio, debate y capacitación que fuera seguro para las compañeras en el actual contexto sanitario, definimos realizar seis encuentros locales, donde se encontraran organizaciones de una o dos provincias limítrofes, y de esta forma, cuidarnos trabajando en grupos reducidos y de planificados desde la cercanía territorial. 

Fueron tres meses intensos, donde pudimos trabajar en profundidad las diferentes amenazas ambientales que identifican las defensoras en sus provincias como así también las estrategias para abordar estos problemas desde la perspectiva de justicia de género. Mapeamos numerosos problemas, y compartimos buenas prácticas para enfrentar al extractivismo, los efectos del cambio climático y la defensa de los territorios. 

Una de las dinámicas que también se abordó, fue mapear estos riesgos ambientales y sus efectos directos sobre los cuerpos de las mujeres. Intentando poner de relieve la necesidad de analizar nuestras luchas y sus efectos en nosotras, generando estrategias de autocuidado y protección.

Los encuentros se realizaron en La Rioja, Córdoba, Jujuy, Santiago del Estero, Santa Fe y Buenos Aires. En cada uno de ellos participaron entre 4 y 6 grupos de defensoras, apostando a dinámicas territoriales de cercanía que puedan persistir aún si las restricciones por el Covid vuelven a ser una constante. 

Surgieron innumerables reflexiones y análisis, pero por sobre todo, agendas compartidas entre los grupos, compromisos de acciones conjuntas. Desde campañas comunicacionales compartidas por ejemplo para poner en agenda la problemática del acceso al agua en comunidades Mocoví en Santa Fe; acciones de incidencia en Salta;  talleres de intercambios de experiencias productivas en algarroba y multifuncionalidad de los bosques nativos en La Rioja; radios abiertas en Jujuy y producción e intercambios de bioinsumos en Santiago del Estero, entre otras.

Despedimos el año muy fortalecidas, habiéndonos encontrado, entendiendo que juntas somos más y podemos generar mejor impacto.

Agradecemos a quienes nos han apoyado en estas acciones como el programa de la Unión Europea, el Fondo Canadá para Iniciativas Locales y el Fondo de Derechos Humanos de la Embajada de Países Bajos. Apoyos sin los cuales no podríamos generar estas redes de intercambio y acción colectiva.