Capítulo 2

LA PUNA

La comunidad de Casa Grande, Vizcarra y El Portillo, se encuentra en la localidad de El Aguilar, departamento de Humahuaca, provincia de Jujuy. Ubicada a 3.500 metros sobre el nivel del mar, en el área central de la cordillera de los Andes, sus tierras altas andinas altiplánicas forman parte de lo que se conoce como la puna. Caracterizada por tener un bioma neotropical de tipo herbazal de montaña, siendo las escasas lluvias lo que determinan un paisaje de tapiz vegetal con arbustos, hierbas y sus característicos cactus. Su fauna más representativa incluye vicuñas y guanacos, chinchillas, cuises, ñandú petiso, cóndor andino, flamencos, entre otros (Características de la Puna en www.vidasilvestre.org.ar) .

Desde hace más de 10.000 años esta zona es habitada por comunidades humanas que fueron generando un vínculo inseparable con el territorio y los elementos ambientales humanos y no humanos que lo comprenden, conformando así un “paisaje humano” o “medio socio-ambiental” particular. Las formas ancestrales de vinculación con el territorio se expresan en los denominados “Sistemas de Conocimiento Indígena/Local”, resguardados en la memoria social como pilares de la identidad de cada grupo humano, transmitido de abuelo/as a nieto/as, de padres y madres a hijo/as a partir de prácticas cotidianas concretas. 

Si bien desde hace 500 años las formas ancestrales y medios de vida de estas comunidades vienen siendo amenazadas y vulneradas, la situación del medio socio-ambiental local se ha visto especialmente agravada durante los últimos 100 años debido a las intensas operaciones mineras a gran escala y prolongadas en el tiempo que se asentaron en estos territorios. 

Frente a esta situación de atropello e intromisión territorial, contaminación y destrucción del medio socio-ambiental es que las mujeres Defensoras del Hábitat Natural de las comunidades de Casa Grande, Vizcarra y El Portillo se han organizado para frenar y reducir los impactos de las actividades extractivas en sus territorios.

Mirá el Capítulo 2
«La Puna»

Sobre las organizaciones locales

Mujeres Defensoras del Hábitat Natural

El grupo de mujeres se conforma a fines del año 2016 como consecuencia de haber recibido, por primera vez, el informe impreso de impacto ambiental de parte de la empresa minera instalada en El Aguilar. Se consolidan como  un grupo de mujeres cuidadoras del hábitat natural de la comunidad, como gestoras, colaboradoras y trabajadoras para buscar soluciones a la problemática ambiental, la falta de agua potable para consumo y de riego en los parajes rurales, cuidado del ambiente en la protección del paisaje humano, por las constantes intervenciones del trabajo minero en los movimientos de suelo, contaminación del agua, afectación a la flora y fauna local, derrames de desechos tóxicos derivados a los arroyos, existencia de basurales a cielo abierto y el cambio climático, en la acción de gestión de proyectos tendientes al mejoramiento de las condiciones de vida, la salud y el buen vivir, ante la falta de ayuda de los gobiernos frente a tanta necesidades y las faltas de control ambiental de la provincia.

“​​Esa es nuestra función de defensoras y estamos muy orgullosas de serlo, si bien es cierto ahora somos pocas, esto es un semillero qué vamos a ir creciendo, porque es un efecto muy importante controlar el territorio. Y participar y eso nos va ayudar a nosotras a exigir esa minería responsable.”

“Nos hemos sacado la venda de los ojos”  ya teniendo más conocimiento, el tema de capacitarnos, de aprender de otras comunidades de socializar los temas con otras instituciones” nos ayuda a nosotros salir más digamos y ver  donde están nuestros errores en nosotros y bueno en la comunidad esto nos está faltando como mujeres para poder hablar más y tener más confianza dentro de las asambleas”.

Sus estrategias de lucha

Las Mujeres Defensoras de Hábitat Natural de Jujuy vienen desarrollando acciones de prevención, monitoreo y seguimiento a la minera que se encuentra en su territorio. Para esto realizan actividades como:

  • Talleres de formación en Derecho Ambiental, género e interseccionalidad. Charlas y talleres en la escuela rural sobre Derecho Ambiental haciendo una jornada práctica para la separación de residuos y realización de compost. 
  • Proyecto de reciclaje: Charlas y talleres en la escuela rural sobre Derecho Ambiental haciendo una jornada práctica para la separación de residuos y realización de compost con los niñxs y comunidad educativa.
  • Soberanía alimentaría: Revalorizar las prácticas agrícolas y pastoriles ancestrales  con las mujeres y la comunidad.
  • Muestreos ambientales como el análisis del aire, agua, suelo, flora y fauna de todo el predio minero y de la comunidades.  Este monitoreo es crucial para poder obtener datos concretos con los cuales poder exigir remediaciones, realizar denuncias y concientizar en las comunidades. Para esto se realizan visitas al predio minero tanto para identificar y evaluar zonas afectadas por la contaminación, zonas aledañas a la mina, los diques de cola, revisión de basureros y cavas de escorias y pedido de limpieza de la zona de chatarras.
  • Participación en las presentaciones de estudios de exploraciones y de impacto ambiental que presentaba la compañía.
  • Solicitar y exigir a la empresa la reparación correspondiente por la pérdida de animales, a consecuencia de la extracción de tierra y de la contaminación, especialmente cuando se han producido derrames. Como también, notas o pedidos realizados en las secretarías de minería, medio ambiente y pueblos originarios de la provincia de Jujuy.

Articulaciones para el territorio

Como parte de sus acciones de incidencia, alianzas y fortalecimiento, el grupo Mujeres Defensoras de Hábitat Natural de Jujuy es parte del comité de mujeres, género y diversidades de la ENI Argentina

Este comité está conformado por mujeres campesinas, indígenas y organizaciones técnicas integrantes de la Coalición Nacional por la Tierra de Argentina, y surge como un espacio de articulación y monitoreo de las recomendaciones que Naciones Unidas realizó al Estado Argentino en sus últimos informes de CEDAW, DESC y EPU; donde las organizaciones miembro de ENI presentaron informes alternativos o “shadow report”.

En las últimas sesiones de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y del Comité de Derechos económicos, sociales y culturales (DESC) donde Argentina participó presentando informes nacionales, la Coalición Nacional por la Tierra de Argentina presentó a su vez informes alternativos y realizó acciones de lobby para incluir recomendaciones específicas  (23) en torno a los derechos de la tierra y mujeres.

Con la intención de fortalecer esta línea de trabajo, se definió como prioridad diseñar un espacio concreto de monitoreo de políticas públicas para poder analizar su impacto real, desarrollar nuevas recomendaciones al Estado, y preparar los nuevos informes alternativos para los comités anteriormente mencionados.

“Es un espacio muy valioso porque nos permite estar en contacto con otros grupos de mujeres defensoras del ambiente a lo largo del país,  intercambiar conocimientos, compartir problemáticas y preocupaciones así como idear estrategias en conjunto.  Por sobre todo, resulta vital para  la lucha en el acceso al agua y a las tierras”. 

En el marco de este Comité las compañeras del grupo Mujeres Defensoras de Hábitat Natural y Grupos de mujeres de Santiago del Estero, La Rioja, Córdoba, Salta, Santa Fe vienen generando distintas herramientas para monitorear el avance de las recomendaciones y realizar evaluaciones de políticas públicas con perspectiva de género.

Más info

La actividad minera y sus impactos en Jujuy

La provincia de Jujuy es la capital nacional de la minería. Particularmente la zona de la puna  concentra yacimientos minerales de diferentes variedades como el plomo, la plata, el cobre, el zinc, el estaño, el oro y el litio. 

Formalmente, las actividades mineras en la región se iniciaron a finales del XIX, instalándose década tras década nuevas compañías en la zona hasta llegar a su pico en el año 1974. A partir de entonces, varias compañías fueron cerrando dejando importantes pasivos ambientales en la zona, mientras que otras actualmente han declarado su cierre inminente como es el caso de la minera El Aguilar quién había planeado césar actividades en el 2021 pero aún no ha terminado. 

Asimismo, debido al boom minero de los últimos 10 años, el Estado provincial a través de la publicación de informes ambientales, aprobó la realización de proyectos de exploración y explotación de minerales sin la debida consulta previa, libre e informada a las comunidades indígenas que allí residen. Dando lugar así a una serie de conflictos entre las comunidades, las compañías mineras y el Estado, no solo por el derecho a la consulta previa sino por la defensa ambiental de sus territorios frente a los “pasivos ambientales” y la contaminación de sus territorios.

Más allá de que estas actividades mineras han sido un motorizado de economía regional y dador de trabajo a mano de obra local, el atropello a las comunidades originarias y los daños irresponsables y muchas veces irreparables al ambiente han sido constantes. Desde el despojo de su territorio, ya que la concesión minera incluyó las tierras “con la gente adentro”, hasta la contaminación de las aguas, las napas y acuíferos así como el suelo y la biota en general; en particular la remoción de enormes cantidades de materiales, su traslado y tratamiento sin los cuidados requeridos para evitar que los contaminantes pasan al ambiente, han dejado diques de cola a cielo abierto y otras infraestructuras inadecuadas, resultando en una situación desastrosa desde todos los aspectos socio-ambientales.

Estos impactos no quedan solo restringidos a este lugar, ya que la zona forma parte de las nacientes del río Grande, el cual es uno de los tributarios importantes de la parte más alta de la cuenca del Plata, aportando las aguas qué finalmente desembocan en el Océano Atlántico y, a su paso, brindan el recurso hídrico primordial a innumerables regiones de Argentina. Este solo hecho pone de manifiesto cuán significativo es este caso no solamente para la región sino para gran parte de la Argentina, poniendo claramente de manifiesto la gravedad que conlleva la contaminación producida por estas actividades mineras sin los recaudos necesarios y por tanto tiempo.

Talleres de formación y charla en Escuela Rural en Casa Grande

Las Mujeres Defensoras de Hábitat Natural de Jujuy vienen desarrollando acciones de prevención, monitoreo y seguimiento a la minera que se encuentra en su territorio.

Con el objetivo general de continuar manteniendo una vinculación sana entre los seres humanos y el ambiente natural, con una “cultura ambiental” que defienda principios de valoración y preservación para las generaciones futuras, las mujeres defensoras nos acercamos para compartir con los niños, docentes, personal de servicios generales y padres en las escuelas rurales para contar las actividades que realizamos, intercambiar información y sabiduría, con el propósito de concientizar y generar en toda la comunidad educativa actitudes de sensibilización, respeto y cuidado del entorno en el cual vivimos.

Para ello conversamos sobre las normativas vigentes y la legislación existente para cuidar el ambiente, como por ejemplo la Ley General del Ambiente (Nº 25.675), la Ley de Presupuestos Mínimos Ambientales (Nº 27.520), y enfatizamos la importancia crucial de defender y mantener un ecosistema apto para vivir en un ambiente sano, como lo establece el Artículo 41 de la Constitución Nacional Argentina, así como hacer respetar los Principios Básicos, como son el principio de precaución y prevención, quien contamina daña, quien daña debe pagar, el derecho del acceso a la información y ante la duda, siempre inclinarse a favor del ambiente.
También dialogamos sobre la economía circular, para conocer en qué consiste la aplicación de las 3 Rs (reducir, reutilizar y reciclar) y cómo se debe realizar la separación binaria de los residuos que se generan en las escuelas, intercambiar conocimientos sobre la contaminación ambiental, los diferentes tipos de contaminación y las acciones que propicien el cuidado del ambiente en el lugar que vivimos.

Explicamos e incentivamos en qué consiste la práctica del “compost”, que es una técnica que imita a la naturaleza para transformar de manera rápida, todo tipo de restos orgánicos, que tras su aplicación en la superficie de la tierra se asocia al humus, que es la esencia del buen vivir, con un suelo fértil y equilibrado en la naturaleza para favorecer al ecosistema y la reducción de los desechos orgánicos para que el compostaje sea un recurso que se replique en las casas de familias. El compost, obtenido de los desechos orgánicos, se puede utilizar para mejorar y fortalecer el suelo de las huertas escolares, el abono orgánico favorecerá a las plantas y se podrá obtener un producto orgánico, rico en nutrientes.

© Copyright Defensoras Ambientales